Capilla de las Bienaventuranzas

Anteriormente era llamada “Capilla del Perdón” y fue la primera sepultura del Padre Hurtado.

La capilla está ambientada con un óleo de Miguel Venegas Cifuentes sobre las Bienaventuranzas, según el Evangelio de San Mateo. El artista ambientó la pintura en la época actual, reflejando en ello la plena vigencia del Evangelio y el ejemplo de San Alberto Hurtado.

El Papa Juan Pablo II, en su paso por Chile en 1987, oró en ella y se conserva una fotografía en recuerdo de ese momento.

Uno de los lugares centrales de esta capilla es una reliquia ósea que se exhibe de la falange distal del dedo índice de la mano izquierda del Padre Hurtado, que fue obtenida cuando sus restos fueron trasladados a su actual tumba.

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.