Universidad

1. La misión del universitario es la del estudioso que traduce esos ideales grandes del hombre de la calle en soluciones técnicas, aplicables, realizables, bien pensadas. Hacerlo es la mayor obra de caridad que puede hacer un hombre, pues es la caridad social, pública.

2. El universitario debe llegar a adquirir la mística de que en el campo propio de su profesión, no es solo un técnico, sino el obrero intelectual de un mundo mejor.

3. Cada profesión ha de ser concebida no solo como un medio de ganarse la vida, de mejorar su situación económica, de labrar un porvenir a sus hijos, sino también como el ejercicio de una misión social y una colaboración al bien común de la sociedad.

4. ¿Qué sentido social tiene mi profesión? ¿Qué posibilidad de servir a los demás encuentro en mi vida de trabajo? ¿Cómo puedo realizarlas?

5. Vemos con frecuencia a muchachos dotados maravillosamente, que, por culpa propia o de sus padres, renuncian a explotar esas cualidades y se embarcan en empresas minúsculas en su sentido divino y aún humano. Sus trabajos no tienen otra perspectiva que la de ofrecerles dinero…

Leer más Sin comentarios

POLÍTICA

1. La política tiene una función social. Y precisamente porque los políticos están más altamente colocados, porque tienen una labor directa, de ellos ha de venir al país un ejemplo de la moralidad privada y pública, de honradez, de sobriedad de vida, de trabajo, de consagración al bienestar nacional.

2. De los políticos ha de venir al país un ejemplo de la moralidad privada y pública, de honradez, de sobriedad de vida, de trabajo.

3. Si los políticos no tienen tiempo de “estudiar”, de “consagrarse a la Patria”, que no entren a la política, pues una actuación descuidada significa traicionar a la Patria en momentos muy graves.

4. La formación política de la juventud debe inculcar la primacía de los intereses nacionales sobre los partidistas, la sinceridad, la abnegación y disciplina en el servicio del partido pero más aún en el servicio de la nación.

Leer más Sin comentarios

La Sonrisa

1. Nadie es tan rico que pueda prescindir de ella, ni tan pobre que no pueda darla. Crea alegría en casa; fomenta buena voluntad y es la marca de la amistad. Es descanso para el aburrido, aliento para el descorazonado, sol para el triste y recuerdo para el turbado. Y, con todo, no puede ser comprada, mendigada, robada, porque no existe hasta que se da.

2. Nadie necesita tanto de una sonrisa, como los que no tienen una para dar a los demás.

3. No basta sonreír para vivir contentos nosotros. Es necesario que creemos un clima de alegría en torno nuestro. Nuestra sonrisa franca, acogedora, será también de un intenso valor para los demás.

Leer más Sin comentarios