Cómo amar en castidad

1. El primer elemento de la educación de la castidad será, pues, ofrecer al niño y al adolescente un ambiente de vida profundamente cristiana, en el sentido integral de la palabra.

2. Aunemos las fuerzas todas de la educación natural y sobrenatural para mantener una muchachada pura… convencida que le es posible guardarse casta, que es parte de su dignidad humana, de su virilidad, de su honradez el conservar la integridad de sus fuerzas corporales.

3. Por encima de todos los otros medios… contar con esta confianza optimista y alegre que da el saber que es Dios su Padre quien le pide la castidad y quien le ofrece toda la ayuda que necesite.

4. El alma, no dirigida en sus afectos, semeja a un rosal silvestre lleno de tallos generosos por todos lados, pero que da rosas raquíticas.

5. El fundamento de la simpatía es la contemplación extrema de la belleza, que llega a convertirse en una compenetración de las almas; en una comunidad de vidas que participan de los mismos valores profundos y espirituales.

6. Descubrir en los demás la parte bella. El amor jamás usa la palabra yo, sino tú. El amor verdadero viene siempre vestido de respeto. Él es la valla que defiende, la fuerza de los que se aman.

7. Si se rompe el cerco del respeto, el amor se ha convertido en egoísmo y placer.

8. El joven que no se preocupa sino de ser casto, difícilmente guardará su pureza en la época de las grandes luchas. Las malas pasiones se adueñan sin dificultad de un corazón que no está protegido por una pasión buena.

9. Pesada es una moral en que predominan las cadenas. Suave y alegre es la moral en la que predominan las alas. ¡Y el amor tiene alas!

 

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.