El Padre Hurtado es un símbolo de solidaridad para todos los chilenos

Testimonio del P. Renato Poblete S.J:

El padre “pobrete” como le llamaban muchos que lo conocieron, fue uno de los grandes continuadores de la obra del Padre Hurtado. Estuvo a la cabeza del Hogar de Cristo durante casi veinte años y siempre se la jugó por este hombre inspirador de su vocación.

Fue en 1941, cuando cursaba su último año de colegio, que conoce al Padre Hurtado y comienza a ayudarlo activamente en la Acción Católica, llegando a presidir a cinco mil estudiantes de liceos fiscales a lo largo del país. Así comenzó su “run-run”, como le llamaba el padre Hurtado al despertar de la vocación religiosa.

“Yo en esa época le había planteado al padre mi llamado, pero estaba indeciso, no sabía qué hacer. Un día le dije que me casaría y formaría una familia. Él me respondió; muy bien, será un gran laico y un gran padre de familia. Me dejó sin habla, pensé que me diría que lo pensara mejor, que no lo hiciera; pero en fin, eso me remeció” relató el padre Renato Poblete.

Cuando tenía 20 años, cursando tercer año de Ingeniería Química en la Universidad Católica, decide ingresar a la Compañía de Jesús. Para mí el Padre Hurtado siempre fue “un apóstol de Jesucristo, una persona enormemente enamorada de Jesús, que trataba de vivir de acuerdo a los principios que nos había enseñado y trataba de actuar de forma en que la palabra no fuera una mera palabra, sino se convirtiera en obra”.

En los últimos años de su vida el Padre Renato Poblete dirigió la Fundación Padre Hurtado y fervientemente difundió el mensaje que este hombre santo nos dejó. “Representa un símbolo de solidaridad para todos los chilenos”, concluyó.

El Padre Renato Poblete SJ falleció el 18 de febrero de 2010.

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.