El Santuario del Padre Hurtado en #modoPapa

El próximo 16 de enero el Santuario del Padre Hurtado recibirá al Papa Francisco. Será el segundo pontífice en visitar la tumba de San Alberto, después de Juan Pablo II hace ya 30 años. Aprovechando esta histórica ocasión, hemos iniciado una serie de mejoras a nuestra infraestructura, que recibe a miles de peregrinos cada año.

El Santuario del Padre Hurtado está ubicado en los terrenos que él mismo pisó y donde en 1944 comenzó a levantarse el Hogar de Cristo. En un barrio que hoy refleja la multiculturalidad de Chile, en medio de construcciones de más de siete décadas y junto a la Parroquia de Jesús Obrero, es un espacio de encuentro y acogida.

Cuando Alberto Hurtado murió en 1952, sus restos fueron enterrados en una pequeña capilla de la Parroquia Jesús Obrero, hoy llamada Capilla de las Bienaventuranzas y que actualmente forma parte del Santuario. Fue en ese lugar donde el Papa Juan Pablo II estuvo en abril de 1987, rezando de rodillas ante su tumba. En vistas a la beatificación del Padre Hurtado, la Compañía de Jesús encargó al arquitecto Cristián Undurraga, a comienzos de los noventa, la construcción de un Santuario que permitiera un acceso más cómodo para los miles de peregrinos que visitaban este lugar movidos por la inmensa huella dejada por el Padre Hurtado en nuestra tierra.

El Santuario abrió sus puertas el 19 de noviembre de 1995. Los materiales utilizados reflejan la austeridad de quien inspira la construcción: hormigón a la vista y madera de pino. El pequeño parque acoge, contiene y aquieta. La música religiosa acompaña al peregrino mientras avanza por un sendero curvo que desciende hasta cinco metros de profundidad respecto al parque,  donde está la tumba de nuestro santo chileno, y una pequeña capilla.

El Santuario

El próximo 16 de enero, por segunda vez en la historia de Chile, un Papa visitará la tumba del Padre Hurtado. Aprovecharemos la ocasión, en conjunto con la empresa Brotec Icafal, para realizar labores de mantenimiento, en vistas a seguir recibiendo y acogiendo año a año a miles de peregrinos. Los trabajos incluyen mejoras en los baños públicos, arreglos en los techos de la Capilla de San Ignacio –situada a un costado de la tumba- y en el altar de la explanada ubicada frente al Museo, y modernización de las señaléticas y luminarias, entre otros. Nuestro parque también recibirá atención especial por parte de la paisajista Francisca Aylwin, y por supuesto, la camioneta del Padre Hurtado ingresará a una mantención intensiva, a cargo de la carrera de Mecánica Automotriz del Duoc UC.

 

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.