Humanismo Social: 70 años después

Reseña del libro Humanismo Social, (Padre Alberto Hurtado, 1947) escrita por el padre Fernando Montes S.J.  El libro Humanismo Social escrito por el Padre Hurtado es conmovedor. En algunos pasajes apasionado y apasionante. Tal vez como ningún otro expresa el alma, la espiritualidad y las ideas más profundas de su autor. Aquí queda de manifiesto el profundo amor de nuestro santo a Jesucristo y su comprensión de las enseñanzas del Maestro. Como el título lo indica se trata un escrito hondamente humanista con una visión intrínsecamente trascendente y social de la persona humana.

La fidelidad a la las enseñanzas de San Ignacio llevan al autor a preocuparse por los grandes temas de su tiempo: la educación, la vida social, el uso de las riquezas, la economía, la vida política, el compromiso cívico, las relaciones internacionales, el correcto uso de los medios y los bienes de la tierra, el valor y organización del trabajo humano, el deporte, la familia etc… El texto debe ser leído por nosotros a partir de los problemas actuales mucho de los cuales no hacen sino profundizar las observaciones del autor.

En particular se puede apreciar la mística de un hombre de acción que reconoce a Jesús en la persona del pobre y que comprende el amor cristiano en el sentido más pleno sin rehuir, por el contrario acentuando, la dimensión de justicia en las relaciones humanas. Particularmente importante es la centralidad otorgada al amor entendido en todos sus aspectos. Dimensión muy esencial para vivir el amor es la enorme sensibilidad a las diversas formas que adquiere el dolor en la humanidad. El Padre Hurtado no duda en criticar la forma como hasta en el catecismo es tratado este tema donde pareciera tener menor importancia que la pureza (p.217 ss.). Todo esto, aunque el libro haya sido escrito hace ya muchas décadas y expresa su contexto de posguerra y de un país marcado por la pobreza e injusticia, adquiere para el lector de hoy una enorme actualidad.

San Alberto Hurtado fue un precursor del Concilio Vaticano II y de los documentos de las conferencias episcopales latinoamericanas.

San Alberto Hurtado fue un precursor del Concilio Vaticano II y de los documentos de las conferencias episcopales latinoamericanas.

          Alberto Hurtado es un buen conocedor y fiel seguidor de la Doctrina de la Iglesia que se refleja en abundantes y muy interesante citas de los documentos pontificios. De haber vivido en nuestro tiempo ciertamente se habría referido al Concilio Vaticano II del cual fue un precursor y a los documentos de las conferencias episcopales latinoamericanas con las cuales tiene una profunda sintonía. Porque este libro reflexiona a partir de su tiempo es natural y perfectamente comprensible que en más de algún punto refleje visiones de ese tiempo.

Llama la atención el uso frecuente de estadísticas, cosa no común en su tiempo, en escritos de esta naturaleza. Ellas adquieren para nosotros un gran interés pues nos señalan con datos objetivos la situación de su época y la evolución y progresos que hemos experimentado como país. Del mismo modo es admirable el conocimiento de la literatura de su tiempo y sobre todo la erudición en las nuevas doctrinas pedagógicas de la primera parte del siglo XX que han tenido una fuerte influencia en el desarrollo posterior de esta disciplina. El texto refleja también un conocimiento directo poco común de las mejores prácticas existentes pues señala la visita a numerosos centros educacionales tanto de Europa como de los Estados Unidos. Eso demuestra que el autor no sólo fue impactado por la realidad social sino también por las respuestas técnicas y científicas que se fueron creando para responder a esa realidad. Aunque él dice expresamente que su escrito no tiene pretensiones técnicas, este está profundamente marcado por esa dimensión, llegando a decir en un momento que es necesario pasar de la moral a la técnica. Para cumplir el objetivo de su libro que no es otro que fomentar el sentido social magistralmente definido el autor no se limita a la denuncia.

A pesar de la pasión con que se escriben estas páginas el Padre Hurtado guarda un notable equilibrio para tratar problemas complejos. No es simplista para hablar de la vida social, del uso del dinero, de las diversiones y fiestas, etc. El reconoce la importancia que tienen todas esas actividades para la vida humana, pero señala los abusos existentes que desnaturalizan dichas actividades en desmedro de lo humano.

La lectura de este libro hará mucho bien pues nos ayudará a reencontrarnos con un cristianismo y una religiosidad profundamente humanos y encarnados, con un insoslayable sentido social. Recomiendo una lectura pausada, tomando cada capítulo por separado y en su mérito. De este modo se hacen comprensibles las repeticiones que obedecen a la necesidad de ir a las raíces mismas de cada tema tratado.

 

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.