Iquique, Santiago, Temuco: Tres ciudades, tres cruces

A partir de los encuentros que sostendrá el papa Francisco en estas ciudades, surgió un proyecto que intenta unir religión y cultura. Se trata de tres cruces de siete metros de altura por cuatro de ancho, pintadas por seis artistas, que representan la caridad, la fe y la esperanza.

Caridad, para dar auxilio, aceptación y amor a los hermanos inmigrantes; fe, para Cristo fortalezca a quienes toman decisiones y viven en el gran Santiago; y esperanza, porque bajo el manto del amor y redención de Jesús se puede lograr la unión como hermanos que necesita la Araucanía. Así explican José Ortiz y Carla Macaya, director y encargada de marketing respectivamente, de este gran proyecto artístico.

No es la primera iniciativa de este equipo liderado por José Ortiz, para unir fe y cultura. Anteriormente proyectó el “Camino de las Siete Palabras”, que consta de siete cruces volumétricas, pintadas por siete artistas, cada uno aludiendo a una de las últimas palabras de Jesucristo en el calvario. Fueron inauguradas en el 2015, en el cerro San Cristobal en un nuevo acceso a la Virgen llamado “Camino de las Siete Palabras”.

Esta vez, el proyecto “Cruces de las Virtudes” se está desarrollando bajo el alero de la Comisión Visita Papa Francisco, con la colaboración del Canal 13C y el patrocinio de la Fundación Padre Hurtado. “Para nosotros la figura del san Alberto Hurtado está viva en este proyecto, encarna todo el criterio evangelizador que hay que lograr para llevar amor a nuestro país”, explica José Ortiz.

Las tres cruces visitarán Chile de norte a sur después de ser presentadas al papa Francisco en el Santuario del Padre Hurtado el día 16 de enero. Sus gestores esperan que luego queden como un recuerda de esta visita papal en cada una de las ciudades por donde él pasó.

Cada una estas cruces está siendo pintada por dos artistas. La cruz de la caridad, por Maya de Rodt y Roberto Mamani, boliviano.  La Cruz de la Fe, por Jorge Artus y Hernán Valdovinos. Y la Cruz de la Esperanza, por Eduardo Rapiman y Gerardo Zenteno.

Maya de Rodt cuenta que el color es muy importante en su propuesta artística y que en la cruz que está pintando la luz blanca refleja la energía divina y la gama de lilas y morados nuestra energía como humanos. “Mientras trabajaba en este proyecto –señala- llegaron a mi conceptos muy importante, como un Jesús no crucificado, lleno de energía y caridad”. Hernán Valdovinos, que se define como un meditador desde hace muchos años, cuenta a Jesús lo ha pintado muchas veces pero en esta ocasión lo hizo en blanco y negro, con solo una gota de sangre como color. “Para mi la fe es una experiencia” –dice. “La creencia es pobre si no es sostenida por la experiencia. Y por ello como artista no busco explicar nada, sino enriquecer la experiencia de quienes la vean”.

Gerardo Zenteno, iconógrafo de la Iglesia Católica Ortodoxa desde hace 40 años, explica que su arte busca plasmar la fe o verdad en la imagen. Y en este sentido, en su cruz hay un relato desde Adán y Eva hasta la crucifixión, donde Cristo aparece acompañado por dos ángeles custodios y desde arriba, envuelto por Dios Padre quién bendice la cruz en medio de una atmósfera que refleja el Kairós, concepto que alude al tiempo de Dios.

Todo el país podrá ver estas tres cruces a través de la señal oficial de TV el día 16 de enero próximo, pues estarán ubicadas detrás de la gran explanada del Santuario del Padre Hurtado, saludando al papa Francisco.

 

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.