SANTUARIO Y MUSEO

Es un espacio de encuentro con Cristo donde, inspirados en San Alberto Hurtado, promovemos en nuestra sociedad la conciencia social para trabajar por un mundo más justo, fraterno y solidario para todos.  Les presentamos los principales lugares de interés del Santuario.

.

EL SANTUARIO DEL PADRE HURTADO: Historia y Arquitectura

A la muerte del Padre Hurtado, el impacto de su obra y de su santidad movió a quienes lo conocieron a gestionar la ubicación de su sepultura en un lugar que retratara lo que fue la mayor preocupación de su vida: una solidaridad que hablara de Dios. El Gobierno de la época permitió que sus restos descansaran en la capilla velatorio de la Parroquia Jesús Obrero. Al poco tiempo el pintor Miguel Venegas Cifuentes ambientó el lugar con el cuadro de Jesús en el sermón de la montaña, acompañado por el texto de las Bienaventuranzas, según San Mateo.

Aquí, sus amigos y discípulos se juntaban anualmente para recordarlo y orar en el aniversario de su muerte. Paulatinamente, ese recuerdo se fue convirtiendo en gratitud a Dios por su visita a Chile en la persona de Alberto Hurtado y en ocasión de exponer ante el Señor penas y problemas, cuya resolución favorable era considerada fruto de su intercesión.

En su visita a Chile en 1987, el Santo Padre, Juan Pablo II, visitó la Parroquia Jesús Obrero y rezó ante la tumba del Padre Hurtado. Momento que hoy se recuerda con una imagen al ingreso de esta capilla.

Al ser beatificado en Roma el 16 de octubre 1994 por el Papa Juan Pablo II, en un terreno al costado de su tumba ya estaba en construcción un lugar que permitiera un acceso más cómodo para los miles de peregrinos que visitaban este lugar.

Finalmente, el Santuario del Padre Hurtado abrió sus puertas el 19 de noviembre de 1995. Al momento de su inauguración el Cardenal Carlos Oviedo Cavada expresó:

“Rodeado por el respeto y afecto de su pueblo, cubierto por la tierra traída de todos los confines de Chile, los restos mortales de este sacerdote, hijo preclaro de la Iglesia, esperan aquí su resurrección. En este lugar sigue resonando con fuerza su mensaje.

Quienes visiten este sitio experimentarán ellos mismo “la visita de Dios”. Porque el verdadero dueño de casa es el Señor; el Padre Hurtado es un elegido de Dios, un fruto de la obra de su gracia”.

El silencio, belleza y sencillez de este santuario urbano -ubicado en medio de un barrio popular, densamente habitado, bullicioso y característico de la comuna de Estación Central- sobrecoge a quienes lo visitan para solicitar la intercesión,  dar gracias al Santo o simplemente buscan un momento de paz.

Aquí las diferencias entre personas y corrientes de pensamiento se desdibujan. Se vive un encuentro con Cristo y la solidaridad, encarnada en un hombre que traspasó todas las barreras y construyó puentes entre los chilenos.

Por esto, el Día Nacional de la Solidaridad, 18 de agosto, cuando se conmemora su fallecimiento, tiene aquí su centro. El Santuario es visitado por el o la Presidente de la República y autoridades, en señal de la importancia que tiene en Chile el Padre Hurtado, Padre de la Patria, como constructor de una sociedad más justa y solidaria.

En el Santuario se acogen los sufrimientos y esperanzas, con personas dispuestas a escuchar y apoyar espiritualmente. La inquietud humana baja hasta la tumba en busca de sentido y el dolor se transforma en esperanza. El contacto con el hombre de carne y hueso se logra a través de un recorrido por su Museo.

El Santuario cautiva, vuelca hacia el interior y motiva a participar con otros de una experiencia espiritual, que sensibiliza ante el dolor y la miseria. Es un Santuario que pide compromiso a través de la enseñanza del mensaje de San Alberto Hurtado, presente en cada rincón de este lugar.

Arquitectura

Este Santuario es obra de Cristián Undurraga, uno de los arquitectos más reconocidos de Chile. Tiene obras emblemáticas como la remodelación de la Plaza de la Constitución, la Plaza de la Ciudadanía y el Plan Maestro Bulnes, todos en torno al eje del Barrio Cívico del Palacio de La Moneda.

Entre sus edificios destaca el Museo de Artes Visuales, el edificio de la Municipalidad de Las Condes, el Pabellón de Chile en la Expo Milán 2015  y la Capilla del Retiro en Los Andes, obra por la que fue elegido entre los siete finalistas para el Premio Mies Crown Hall Americas 2014, que destaca lo mejor de la arquitectura del continente.

Revisa aquí esta nota del periodista Rodrigo Guendelman, donde muestra cada rincón de este mágico lugar.

Tumba

Tumba

En 1995, cuando la construcción del Santuario del Padre Hurtado estaba terminada, los restos mortales del Padre Hurtado fueron trasladados desde la Capilla de las Bienaventuranzas, su primera tumba, hacia este lugar.

La tumba es un sarcófago de piedra que contiene tierra traída especialmente de todas las regiones de Chile, como una manera de representar el cariño que le tienen las personas a este hombre santo.

La capilla donde se encuentra la tumba es una construcción circular de piedra rodeada de agua que cae constantemente en desniveles, lo que produce en el peregrino un ambiente propicio para la oración y el recogimiento.

Museo

Museo

Este edificio de más de 700 metros cuadrados es obra del arquitecto Cristián Undurraga.

En el interior se encuentra la tradicional Camioneta Verde del Padre Hurtado y diversos niveles que, a través de objetos cotidianos y sistemas audiovisuales, van apelando a la imaginación del peregrino para recrear las diferentes dimensiones de la vida del Santo (humana, cristiana, social, universal, proyecciones, etc.).

El objetivo del recorrido es generar en el visitante un cuestionamiento y llamado a la acción para la construcción de un mejor país.

El recorrido por el museo

Al ingresar a esta construcción de cerca de siete metros de altura, lo primero que uno encuentra es la Camioneta Verde del Padre Hurtado, la que, con el pasar de los años, se ha transformado en símbolo de la solidaridad en nuestro país.

A mano derecha está la primera sala que muestra la dimensión humana del Padre Hurtado. Aquí, mediante sus objetos, se retratan y contextualizan los acontecimientos importantes de su vida (1901-1952).

Subiendo por la rampa, la segunda sala nos lleva a su dimensión cristiana: su ingreso a la Compañía de Jesús, la importante influencia de su madre y lo que la Encíclica Rerum Novarum le aportó.

Más arriba, una tercera sala aborda su dimensión social con la creación del Hogar de Cristo en 1944, la Asociación Sindical Chilena en 1950 y un año después la fundación de la Revista Mensaje.

Una cuarta sala aborda la dimensión universal de su figura luego de ser canonizado el 23 de octubre de 2005, los alcances que este acontecimiento tuvo, cómo se vivió en Roma, en Santiago y en diversos lugares del país.

En la parte superior de estas rampas se encuentra una réplica exacta del dormitorio que tuvo el Padre Hurtado cuando vivió en la residencia de los jesuitas de Alonso de Ovalle; su cama, fotografías, escritorio y pertenencias más cercanas que dejó en esa habitación se encuentran exhibidas aquí.

Descendiendo por las escaleras se llega a una última sala que muestra diferentes obras que, inspiradas bajo el pensamiento del Padre Hurtado, han contribuido al mejoramiento de diversas problemáticas sociales de Chile. A través de esto se deja al visitante una invitación abierta a participar en la misión dejada por San Alberto Hurtado.

Entre las obras exhibidas en esta sala se encuentran: Hogar de Cristo y Revista Mensaje (fundadas por el Padre Hurtado), Techo (antes Un Techo para Chile y Un Techo para mi País), Infocap, Fondo Esperanza, Rostros Nuevos, Súmate, Paréntesis, Fundación Esperanza Nuestra, Fundación Vivienda, Servicio Jesuita a Migrantes y Misión Mapuche.

Capilla de las Bienaventuranzas

Capilla de las Bienaventuranzas

Anteriormente era llamada “Capilla del Perdón” y fue la primera sepultura del Padre Hurtado.

La capilla está ambientada con un óleo de Miguel Venegas Cifuentes sobre las Bienaventuranzas, según el Evangelio de San Mateo. El artista ambientó la pintura en la época actual, reflejando en ello la plena vigencia del Evangelio y el ejemplo de San Alberto Hurtado.

El Papa Juan Pablo II, en su paso por Chile en 1987, oró en ella y se conserva una fotografía en recuerdo de ese momento.

Uno de los lugares centrales de esta capilla es una reliquia ósea que se exhibe de la falange distal del dedo índice de la mano izquierda del Padre Hurtado, que fue obtenida cuando sus restos fueron trasladados a su actual tumba.

Capilla San Ignacio

Capilla San Ignacio

Se ubica a un costado de la tumba  y es uno de los lugares más importantes dentro del Santuario donde se podrá encontrar al Señor Sacramentado de manera permanente.

Su nombre se debe a San Ignacio de Loyolafundador de la Compañía de Jesús, orden religiosa a la cual perteneció San Alberto Hurtado.

Explanada

Explanada

Este es el lugar más extenso del Santuario del Padre Hurtado. Son 5 mil metros cuadrados rodeados de vegetación y de once palmeras que simbolizan los pilares de un templo.

En la explanada se encuentra el Altar Mayor que se usa para encabezar ceremonias litúrgicas y actos culturales.