¡A levantar la “Casa Común”!

El incendio en la Amazonía y en una gran extensión de África, el cambio climático con altas temperaturas en el verano del hemisferio norte, la falta de agua y su contaminación, y –obviamente- la sequía en nuestro país que ha matado hectáreas de sembradíos y cientos de animales, no nos puede dejar indiferentes como parte de la Iglesia chilena y universal.

Sin ir más lejos: En el Video del Papa del mes de septiembre, Francisco hace un llamado de atención sobre los espacios que “contienen la mayor parte del agua del planeta y también la mayor variedad de seres vivientes”: los mares y océanos. Preocupado por el estado actual de muchos de ellos, pide a todos los católicos que recen y actúen para que los políticos, los científicos y los economistas trabajen juntos en medidas de protección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Video del Papa sobre la protección de los océanos pide movilizarse por aquellos responsables de su protección y llama a todos los católicos a rezar y recordar que “nuestra solidaridad con la ‘casa común’ nace de nuestra fe”. Francisco centra su mirada en la importancia de la Creación, “que es un proyecto del amor de Dios a la humanidad”, según publica el sitio de noticias del Vaticano, Vatican News.

Ver Video del Papa del mes de septiembre

 

A pesar de que en los años en que vivió el Padre Hurtado, la situación de la “Casa Común” (Como le llama el Papa en su encíclica Laudato si’) era otra, el santo chileno no dejó de preocuparse por la creación. “Yo sé que Dios es belleza. Toda la belleza del universo arranca de Él como de su fuente: las flores, los campos, los cielos son bellos porque, como decía San Juan de la Cruz, ‘pasó por estos sitios sus gracias derramando y con sólo mirarlos, vestidos los dejó de su hermosura’. Y los montes austeros; y el mar que rompe; y la noche estrellada…Dios es belleza y también es bondad. Todos los designios de Dios son designios de bien… En la creación todo es eco de la belleza y de la ternura de Dios” escribió.

Y sobre nuestra responsabilidad de cuidar la creación, el Padre Alberto reflexiona: “¿Qué es un católico? ¡Un hombre a quien Dios ha encargado el mundo!…Al cristiano que quiere serlo de verdad, no le es lícito el desinteresarse de ningún problema humano, pues está allí encerrado el interés de alguien a quien Cristo le encargó amar con tanto amor como al mismo Padre de los cielos.

«Dios creó hombres y de nosotros depende la salud, la prosperidad, el bienestar, la instrucción, la vida y la muerte de esas criaturas… Somos colaboradores reales de Dios y su obra está entregada en nuestras manos».

¿Cómo no reaccionar ante todos los llamados que nos piden cuidar la creación?

En el capítulo segundo de Laudato si’, el papa Francisco nos recuerda cómo en un mundo donde todo está conectado, el cuidado por el medioambiente comienza y tiene su raíz en el respeto, cuidado, y sincero amor hacia todo ser humano y “a un constante compromiso ante los problemas de la sociedad” (LS, 91). Sólo así la lucha ecológica será auténticamente humana y “el evangelio de la creación” que Dios nos ha dado tendrá posibilidades de llegar con la misma belleza e integridad a nuestros descendientes.

Es nuestro deber.

Escuchar Laudato si’ recitada en décimas

 

 

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.