El Padre Hurtado nos interpela

Qué distinto es ir a un museo a ver, que a vivir. Y es que eso diferencia al Museo del Padre Hurtado de cualquier otro. Siendo casa de la vida diaria de un hombre que se hizo Santo ¡Sí! Alberto Hurtado luchó, trabajó y creyó en las personas, su memorial nos obliga a preguntarnos, a ser partícipes y no meros espectadores: y ¡tú! ¿Logras tu propósito final? Ad maiorem Dei gloriam (para la mayor gloria de Dios). Nos dice Alberto en cada visita.

Leer más Sin comentarios