¿Por qué el Padre Hurtado es Padre de la Patria?

En esta columna, Bernardita Correa, directora ejecutiva de Fundación Padre Hurtado, nos recuerda el mensaje del Padre Hurtado a los políticos, a quienes él llama a la unidad por el bien de Chile.

Hace 65 años Alberto Hurtado Cruchaga SJ, el Padre Hurtado, dejó nuestro país y este mundo. Al momento de ser declarado Santo de la Iglesia Católica, el ex presidente Ricardo Lagos, sin compartir su fe, lo reconoció también como Padre de la Patria. Y hoy, en este año que se inicia un nuevo periodo presidencial en Chile, sus palabras siguen golpeando al alma de la ciudadanía y de nuestros políticos.

“¿Se dan cuenta de ordinario los políticos de la responsabilidad de su cargo? ¡Puede uno dudarlo!… ¡Con qué fervor hacen promesas de consagración a la Patria y a sus intereses que se olvidan al día siguiente de la elección. Muchos van a la política para brillar, para surgir, para destacarse: motivos pobres. Otros para defender intereses de un gremio obrero o capitalista, o lo que es más triste todavía, puramente personales; para disfrutar de una influencia que se puede hacer pagar, motivo indigno y bochornoso. Otros van a defender intereses de su partido, motivo justo pero insuficiente, porque sobre los intereses del partido están los intereses nacionales. Otros, Dios quiera que sean muchos, van a la política para servir al país”.

Y ante el descrédito del oficio público: “A los políticos quisiéramos los simples ciudadanos verlos de cabeza en los intereses de la Patria, estudiando con pasión los medios de hacerla progresar, de solucionar sus hondos problemas” en educación, salud, techo, cuidado de la infancia, inclusión.

Cuando el desprestigio de la política se ha profundizado por el mismo ejercicio de nuestros representantes, el Padre Hurtado nos vuelve a decir: “La fiscalización administrativa es indispensable, con tal que sea realizada con alto espíritu público, con la mirada puesta en la Patria, más que en los intereses del propio partido o en la combinación que representa. Si el mal está en las propias filas, que sea denunciado con tanta fuerza y vehemencia como si estuviera en las adversas…”

Como país necesitamos recuperar el sentido de amistad cívica y de colaboración política por las grandes causas nacionales: “¡Si pudiéramos llegar a tener un cuerpo numeroso de políticos nacionales! Hombres que no tengan empacho en acercarse a su adversario político, para pedirle su colaboración en un proyecto de bien público y de asegurarle sinceramente su apoyo en cuanto haga por el bien común. […] Todo cede ante el bien del País”.

El Padre Hurtado, junto a nuestros Padres de la Patria están ahí mirándonos…, para despertar nuestra conciencia y recordarnos quiénes somos.

Bernardita Correa, Directora Ejecutiva -Fundación Padre Hurtado

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.