Presidente de la República deposita ramo de aromo en la Tumba del Padre Hurtado

Tal como es tradición para el 18 de agosto de cada año, fecha en que se recuerda la muerte de Alberto Hurtado en 1952, el Presidente de la República Sebastián Piñera depositó una rama de aromos en la tumba del santo chileno.

La tradición se cumple a causa de una solicitud de nuestra Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, quien luego de la muerte del Padre Hurtado, escribió sobre él una letras que hoy se pueden leer en la entrada de la tumba:

“Y alguna mano fiel ponga por mí unas cuantas ramas de aromo sobre la sepultura de este dormido que tal vez será un desvelado y un afligido mientras nosotros no paguemos las deudas contraídas con el pueblo chileno”, dice la prosa de nuestra Premio Nobel. Ella no alcanzó a escribir para la primera edición de revista Mensaje, como le había pedido el Padre Hurtado.

Al Presidente Piñera y su comitiva, los recibieron María Paz Vega, directora ejecutiva de la Fundación Padre Hurtado, el Padre Jorge Muñoz s.j. rector del Santuario del Padre Hurtado, y el Padre José Francisco Yuraszeck s.j. Capellán del Hogar de Cristo.

Después del momento en la Tumba, María Paz Vega entregó al Mandatario una colección de los libros escritos por el Padre Hurtado, para que puedan quedar en la biblioteca de la Casa de Gobierno como un obsequio al Estado de Chile.

Comentarios Facebook

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.